¿Qué es la depresión post-vacacional? 

La depresión post vacacional es un síndrome que combina la tristeza, apatía, falta de energía o de motivación, una vez que nos incorporamos nuevamente a nuestro trabajo o a nuestra rutina diaria luego de acabarse el período de vacaciones. Para ello la psicóloga en la provincia de Ciudad Real Catalina Fuster, te tiene la solución.

¿Por qué sufrimos de este síndrome?

Según la psicóloga, este no se trata de una patología, sino que es un trastorno adaptativo. Este síndrome suele presentar una sintomatología parecida al estrés, el cual se dispara luego de un período de descanso, al volver a la rutina.

Normalmente cuando sufrimos de este síndrome su diagnóstico es sencillo, porque presentamos síntomas como:

  • Estado de ánimo bajo.
  • Apatía. Ansiedad.
  • Falta de energía.
  • No sentirse capaz de adaptarse de nuevo al entorno laboral.

Este síndrome suele bajar en gran medida la calidad de vida de la persona que lo está sufriendo, haciendo que se sienta muy mal durante ese período de tiempo.

¿Cómo lidiar con la depresión post vacacional?

La mejor solución para lidiar con este síndrome es recurrir a un experto en psicología, quien nos ayudará a superar esta etapa y seguir adelante. Normalmente este síndrome se suele presentar de 2 a 3 semanas, durante las cuales la calidad de vida disminuirá considerablemente.

Sin embargo, existen muchas personas que este síndrome se perpetúa por mucho más tiempo, con una ansiedad generalizada y un estrés crónico. En estos casos es indispensable recurrir a un psicólogo, porque puede afectar muchos aspectos de tu vida de manera negativa.

Antes de volver de vacaciones es recomendable que comiences con un proceso de adaptación:

  • No debes volver de tus vacaciones un día antes de retomar tu rutina.
  • Debes comenzar con las actividades extralaborales antes de volver para que te puedas adaptar más fácilmente.
  • Adaptar los horarios de manera progresiva.
  • No cambiar nuestras actividades de manera brusca.
  • Tomar con calma la vuelta a la rutina.

En el caso de que sigas estos consejos y aún así no logres superar este síndrome. Siempre puedes buscar la ayuda de un profesional en el área para que te ayude a lidiar con este síndrome.