Ser feliz esta solo en tus manos

Las personas atraviesan una serie de situaciones que los obligan a tomar acciones que no resultan muy positivas al final, sin embargo siempre existen razones para ser feliz, y ver el lado positivo de cada una de las cosas.

Normalmente las personas después de atravesar una situación difícil o injusta es que suelen reflexionar de las acciones que la llevaron a los aconteceres. Estas situaciones suelen causar en las personas una pauta negativa hacia actuaciones similares.

Para este tipo de casos lo más recomendable es que hay una reflexión donde se diferencien las emociones atravesadas en el momento, como por ejemplo separar la molestia de lo que en realidad paso, o separar la felicidad de una buena noticia estudiando más a fondo las repercusiones bien sea buenas o malas que traigan consigo estas.

Ser feliz no es una condición que te impida sentir otro tipo de emociones, en realidad, es una postura que puedes mantener dependiendo de la fortaleza emocional que tengas. Normalmente es una de las situaciones que más cuesta adquirir como una habilidad, la fortaleza emocional.

Muchas personas tienen la idea de por ser sensibles o por adoptar mal humores no poseen fortaleza emocional, muchas veces esto va estrechamente ligado a la paciencia y confianza que pueda existir en el yo interno, donde una de las realidades más obvias es que los extremos a los que se direccionan estas personas se debe a que no han terminado de desarrollar este tipo de habilidades.

En la mayoría de los casos las personas desconocen las ventajas que ocasiona el ser feliz, y es que aunque muchos no lo crean este tipo de sentimientos y sensaciones aportan confianza en sí mismo, el perdón para con otros por alguna diferencia ocasionada,  como también la posibilidad de encontrar soluciones a un a vista simple sin pararse en detalles que solo podrían traer diferencias o malos entendidos.

Las personas que han comprendido realmente lo que es el ser feliz, siempre regalaran una sonrisa los días grises, y no solo eso sino que su aura reflejara un ambiente de tranquilidad y regocijo que siempre resulta útil en momentos difíciles.

En algunos casos la ausencia de la felicidad se debe a la soledad en la que se vive, embargo este no es motivo para preverse de ser feliz por si solos, y promover esos momentos especiales que saquen los mejor de sí mismos, lo importante en estos casos es la comodidad que se crea con  el yo interior, que será lo que permitirá el ser feliz.