Cuando se deben hacer las revisones al coche 

Quien tiene un vehículo y desea que le acompañe por muchos años, debe comprender que la única manera en que quizás pueda lograrlo es con los cuidados que se le den. Es necesario realizar las revisiones periódicas para determinar y mantener el buen estado de los diferentes elementos del coche, sobre todo de los que forman parte de los sistemas de seguridad.

Si se desea conservar el coche a tono debe apoyarse en el manual de usuario, que es donde se muestran todas las especificaciones sobre los períodos máximos en los cuales se realizan los distintos mantenimientos de los componentes. También es importante llevar al día las revisiones periódicas, así se puede establecer un control sobre el desgaste que se va generando en al vehículo; de tal manera que sea factible realizar las mejoras que sean necesarias a tiempo.

Elementos que se chequean en las revisiones periódicas

Para realizar las revisiones igualmente es preciso basarse en las descripciones del fabricante, cada marca estipula el lapso a transcurrir entre cada chequeo. Sin embargo, es posible guiarse por medio de los siguientes términos:

Mantenimiento general: se comprueban y realizan las reposiciones concernientes al refrigerante y el líquido de frenos. Adicional, deben revisarse las bujías y el estado de la correa o cadena de distribución.

Mantenimiento específico por puntos: es cuando se corrobora el funcionamiento de diversos elementos que son prioritarios para la seguridad, como por ejemplo la suspensión, las ruedas, el sistema de frenos, etc. De igual forma, hay que asegurarse de que no haya fugas en cualquiera de los circuitos del coche.

Comprobación electrónica por medio de la centralita: para este proceso se conecta una máquina especial para diagnosticar el módulo de control o centralita, de tal modo, se confirma si hay alguna falla eléctrica que pueda generar averías a los componentes que controlan los sensores. Es una de las revisiones más complejas y completas, en la cual es poco probable que se escondan daños.

Cambios de aceite y de filtros: al llegar a cierto kilometraje se tienen que cambiar tanto los filtros del automóvil, como el aceite del motor. Gracias a esta acción se mejore el desempeño del vehículo y se evitan muchos males.

Si se tienen que realizar reparaciones, es preferible no dejar pasar mucho tiempo en abordarlas, a fin de que no se acumulen y se conviertan en un mal mayor. Utilizando para ello piezas segunda mano coche, es posible reducir el gasto en lo que se refiere a los repuestos.