Cuando se deben cambiar los amortiguadores

Es vital que los amortiguadores de tu vehículo se encuentren en buen estado para que puedan aportar una buena estabilidad al coche. Para encontrar piezas de segunda mano de la mejor calidad debes visitar despiecesde.com, porque allí encontrarás siempre las mejores opciones del mercado y los precios más ajustados.

Pero, es probable que no sepas cuándo es el mejor momento para hacer el cambio de los amortiguadores de tu vehículo. Por este motivo, hoy te he preparado este post, para que aprendas a revisarlos de una forma óptima y así sepas exactamente cuándo debes hacer el cambio.

¿Cómo puedes revisar los amortiguadores?

La revisión de los amortiguadores de tu vehículo resultará muy sencilla, y para ello debes fijarte en los siguientes aspectos que resultarán fundamentales:

Estabilidad del coche

La estabilidad de tu vehículo será siempre muy importante, en especial porque de esta dependerá en gran medida la seguridad de tu vehículo. Para comprobar si el coche es estable, debes aparcarlo en un lugar que sea completamente plano.

Observa el coche a la distancia y asegúrate de fijarte muy bien en las líneas que se forman entre el pavimento y las defensas. Estas deben ser completamente paralelas, porque de lo contrario un amortiguador estará fallando.

Fugas y estado externo

Debes verificar el estado externo de los amortiguadores para asegurarte de que estén en óptimas condiciones. Lo ideal es que no estén oxidados, porque esto podría hacer que se averíen de una forma muy rápida, y por este motivo, debes verificar que esto no suceda.

Por otra parte, debes fijarte muy bien en que no vayas a tener ningún tipo de fuga de aceite en los amortiguadores que pueda reducir su rendimiento. Esto lo puedes comprobar fácilmente observando el suelo donde aparcas tu vehículo, y si detectas manchas tendrás que llevar el coche al taller mecánico de inmediato.

Prueba de rebote

Es una de las pruebas más eficientes y rápidas para comprobar el estado de los amortiguadores de cualquier vehículo. En todo caso, consiste en ejercer presión sobre la carrocería hasta que la suspensión baje, y soltarla para observar el movimiento que hace el coche.

Debe volver a su posición en un único movimiento, y esto indicará que los amortiguadores están en buen estado. Si por el contrario tu vehículo comienza a dar varios rebotes debes cambiarlos de forma inmediata porque no estarán presentando un buen rendimiento, lo que llevará a que tengas una pérdida de estabilidad en tu coche.